SENTADA EN ESTE BANCO

a Quique

Conozco de memoria el camino a tus brazos.
Los árboles saludan cuando me ven llegar
con mi atadito blanco entre las manos tristes.

Extiendo cada sombra a descansar la ausencia,
te invito un cigarrillo compartiendo el silencio
mientras voy relatando sucesos de estos días. 

Sé que siempre besás el muelle de estos ojos
y te reís de mí, conmigo, al verme acá sentada
cada tanto; en domingo.

¡Si supieras las ganas que tengo, de decirte
que esa promesa absurda; no la pude cumplir!
Es que tanta nostalgia muerde por todo el cuerpo, 
sin cansancio ni prisa

y quisiera ... quisiera... quererte un poco menos
para que no me duelas. Pero ¿sabés? te extraño,
por eso siempre vengo y regreso sonriente.

 

...y escribo aquí, sentada en este banco nuestro
donde siempre te cuento,

cómo me va
                    con vos,
cómo me va
                    sin vos.
                                  
©Silsh(Silvia Spinazzola)
Argentina - Otoño/02
 
Atrás
VolverPoemas
Siguiente